» Diccionario


 

La franquicia es un sistema comercial que permite explotar comercialmente una marca, servicio o producto con una imagen, dentro de una red local, nacional o internacional.

 

 

 

Conceptos a tener en cuenta:

 

 

Franquiciador: Es quien aporta la denominación social, nombre comercial, insignia y marca de   fábrica, de comercio o de servicio, así como los conocimientos y experiencias (estos conocimientos y experiencias constituyen el saber hacer o know-how)

 

 

Franquiciado: El franquiciado debe reunir una serie de cualidades (en algunos casos los candidatos pasan por una rigurosísima selección), ya que el franquiciador utiliza a los franquiciados como piezas clave desde el momento en que éstos son los encargados de la venta del producto o prestación del servicio.

 

 

Marca Comercial: La marca es uno de los elementos distintivos del producto y el principal indicativo formal a efectos comerciales y legales. La franquicia tiene su punto de apoyo en el valor de la marca.

 

 

Imagen: La identidad corporativa de la empresa influirá directamente sobre la imagen de la misma, por eso ésta ha de definir un código y normas de utilización, que expresen visualmente sus atributos y la identificación.

 

 

Imagen de marca: La imagen parte del hecho de que los consumidores tienen percepciones diferentes de los productos y marcas. Esto hará que se formen distintas sensaciones o impresiones sobre el producto y la empresa en general, por eso sólo las franquicias más serias, innovadoras, que ofrezcan mayor esfuerzo en marketing, serán las elegidas por los futuros franquiciados.

 

 

Logo: El logotipo es el símbolo o gráfico que representa un nombre, un personaje o cualquier otra composición de formas, colores, que permite reconocer al primer golpe de vista una empresa o un producto, es una traducción visual de la imagen de marca.

 

 

Saber Hacer: El Know-How (saber hacer) de una franquicia y su transmisibilidad al franquiciado es fundamental para el buen funcionamiento de una cadena de franquicia.

 

 

Canon de Entrada: Es el importe que un franquiciado tiene que abonar a la franquicia por  unirse a su red de franquicias.

 

 

Royalty: Es un pago periódico, generalmente mensual, aunque en algunas ocasiones llega a ser anual, y que se conviene contractualmente como contrapartida a los beneficios que obtiene el  franquiciado por la utilización continuada del nombre y marca del franquiciador, así como por los servicios que éste presta con carácter asiduo. En la mayoría de los casos se establece pagar un porcentaje sobre las ventas del franquiciado, ya que es un medio objetivo de valorar las ventajas reales que obtiene cada franquiciado.